El proyecto Zeuz, desarrollado por Case, fue el encargado de llevarse el premio Good Design 2020, un proyecto ambientalmente sostenible.