Porce III entró en plena operación comercial

EPM se anticipó en cuatro meses al cronograma previsto. La central aportará 660 megavatios de energía al sistema interconectado nacional

 

La central hidroeléctrica Porce III, la más joven del sistema de generación de energía de EPM, entró en operación comercial a comienzos de septiembre con el encendido pleno de sus cuatro turbinas, que aportarán 660 nuevos megavatios al desarrollo de Colombia. Su primera unidad había empezado a funcionar en diciembre de 2010, y las tres restantes han entrado de manera escalonada a lo largo de este año, la última de ellas este 1 de septiembre.
El Gerente General de EPM, Federico Restrepo Posada, destacó que este es un hecho histórico para la entidad y para el país, “una muestra clara y contundente de que la ingeniería nacional está preparada para afrontar la ejecución de macroproyectos, con recursos cada vez más capacitados y calificados que la hacen competitiva mundialmente. Porce III pone un punto muy alto en el cumplimiento de lo dispuesto en la licencia ambiental del proyecto, porque generó desarrollo y empleo en la región, y porque hizo un manejo responsable de los impactos ocasionados”, señaló el directivo.
Porce III es la central más grande del sistema de generación de EPM y demandó una inversión de US$1.330 millones. Fue construida por un consorcio integrado por la firma brasilera Construcciones Camargo Correa y las colombianas Conconcreto y Coninsa- Ramón H. Está localizada en el Nordeste antioqueño, en jurisdicción de los municipios de Amalfi, Guadalupe, 2010, y las tres restantes han entrado de manera escalonada a lo largo de este año, la última de ellas este 1 de septiembre.
El Gerente General de EPM, Federico Restrepo Posada, destacó que este es un hecho histórico para la entidad y para el país, “una muestra clara y contundente de que la ingeniería nacional está preparada para afrontar la ejecución de macroproyectos, con recursos cada vez más capacitados y calificados que la hacen competitiva mundialmente. Porce III pone un punto muy alto en el cumplimiento de lo dispuesto en la licencia ambiental del proyecto, porque generó desarrollo y empleo en la región, y porque hizo un manejo responsable de los impactos ocasionados”, señaló el directivo.
Porce III es la central más grande del sistema de generación de EPM y demandó una inversión de US$1.330 millones. Fue construida por un consorcio integrado por la firma brasilera Construcciones Camargo Correa y las colombianas Conconcreto y Coninsa- Ramón H. Está localizada en el Nordeste antioqueño, en jurisdicción de los municipios de Amalfi, Guadalupe, Gómez Plata y Anorí, 147 kilómetros al Nordeste de Medellín.
Restrepo Posada recordó que EPM es la empresa que más centrales de generación ha construido en Colombia. Son más de 20 centrales en 56 años.

La distancia entre la cola del embalse, que comienza en el sitio conocido como Puen­te Acacias (Guadalupe), y la presa situada en El Limón (Anorí), es de 14 kilómetros.

Para la construcción de Porce III se uti­lizaron aproximadamente 280 mil me­tros cúbicos de concreto convencional.

Durante la construcción de obras prin­cipales, presa y casa de máquinas, se excavaron aproximadamente 5.7 millones de metros cúbicos de tierra, en corte abierto, y en corte subterráneo se excavaron alrededor de 1.7 millones de metros cúbicos.

En rellenos para la presa se utilizaron 4.2 millones de metros cúbicos de enrocados.

 

Gestión social

EPM cumplió con todas las actividades ambientales y sociales contempladas en el plan de gestión del proyecto. Entre ellas se destacan:

Restitución integral de las condicio­nes de vida de la población impactada, es decir, la reposición del hábitat (la vivienda), la actividad económica y las redes sociales y culturales.

Se concertó con 372 mineros y 582 familias, de las cuales 170 desarrollan proyectos económicos de ganadería, comercio y servicios. Las demás con­certaron con la medida de compra directa. Las 170 familias trasladadas disfrutan hoy una mejora sustancial en sus condiciones de vida.

En el municipio de Guadalupe se restituyó la infraestructura comunitaria afectada por el proyecto en la vereda Bramadora (institución educativa, centro de salud y escenarios depor­tivos, entre otros). Inversión: $3 mil

 millones, $170 millones aportados por el municipio.

En Amalfi: se concluyeron los pro­yectos contemplados en el convenio municipio-EPM, para mitigar los im­pactos por presión migratoria (salud, educación, organización comunitaria, vivienda, infraestructura vial). Inver­sión: $14 mil millones.

En Anorí: se acordaron los proyectos que serán ejecutados para mitigar los impactos por presión migratoria. Inver­sión: $7 mil 200 millones.

Porce III ha invertido cerca de $35 mil millones en la compra de bienes y servicios en la región.

Obras de infraestructura

Para posibilitar la ejecución de Porce III, EPM construyó:

68 kilómetros de vías, incluyendo 12 puentes cortos, 7 portales, 21 zonas de depósito y el mantenimiento de 56 kilómetros de vías existentes.

2 puentes principales (Acacias y La Unión), de 275 y 160 metros de longi­tud, respectivamente; 2 campamentos; las líneas y la subestación de 44kV para construcción; las instalaciones de seguridad para la vigilancia del pro­yecto; los sistemas de comunicaciones y otras obras de infraestructura, como puestos de salud, bodegas y oficinas.

La desviación del río se realizó el 15 de febrero de 2006.

El túnel de desviación, de 667 m de longitud, para desviar el río Porce y permitir la construcción de la presa.

Beneficios

Con Porce III se beneficia el país en general por la generación de energía, lo que permitirá disminuir el riesgo de posibles racionamientos energéticos.

La comunidad y los municipios veci­nos al área de influencia, porque acce­den a nuevos recursos derivados de la generación de energía (transferencias establecidas en el artículo 45 de la Ley 99/93), y otros como los impuestos de industria y comercio.

Adicionalmente EPM, fiel a sus polí­ticas ambiental y de responsabilidad social empresarial, participa en el de­sarrollo institucional y comunitario de las localidades mediante la inversión en proyectos y acciones contempladas en los planes de desarrollo municipales y en los esquemas de ordenamiento terri­torial, en los que participan también la comunidad y las instituciones presentes en los municipios, mediante procesos de concertación y cogestión.

About the author

Related Galleries