CARRETERAS VERDES O ECOLÓGICAS

Desde hace varios años, las consideraciones de orden ambiental y de sostenibilidad se incorporan cada vez más con mayor relevancia en el desarrollo de los proyectos de infraestructura y construcción a nivel mundial. En el globo se realizan destacables esfuerzos desde los ámbitos técnicos, académicos y hasta comerciales, para lograr que lo que construimos sea respetuoso del cada vez más frágil entorno en que vivimos. De estos postulados han nacido las carreteras ecológicas, que si bien aún tienen discrepancias en su definición y especificaciones, ya son una naciente realidad en algunas partes del planeta.

El concepto de carretera ecológica, se base en los métodos constructivos, así como en los materiales, impactos y demás situaciones que impliquen la afectación del medio ambiente, en su construcción y operación. En la actualidad, empieza a crecer la conciencia de los actores implicados en el desarrollo de la infraestructura vial de los países, principalmente en el primer mundo, en cuanto a la responsabilidad de que los futuros proyectos estén articulados con la preservación del medio ambiente.

La investigación, desarrollo, y legislación sobre las carreteras ecológicas se han dado principalmente en los Estados Unidos y Europa. Leyes como la de Equidad en el Transporte para el Siglo XXI aprobada en 1998 por el congreso de los EEUU, han permitido crear fondos con destinación, por ejemplo, al estudio de materiales reciclados en la construcción de autopistas con el objetivo de reducir la cantidad de materiales que llegan a los rellenos sanitarios.

Igualmente han propiciado la creación de entidades como la GHP (Sociedad de Autopistas Ecológicas) que suma esfuerzos públicos y privados con el objetivo de aplicar los principios de conservación medioambiental en todos los aspectos de los ciclos de vida de las vías. Europa también ha liderado importantes proyectos en esta materia.

En qué consisten

En términos generales, una carretera se puede considerar ecológica (existen diferentes grados), si incorpora los siguientes 4 principios fundamentales: Conservación del Ecosistema, que se aplica, por ejemplo, al de trazar un recorrido con un mínimo impacto en el entorno natural y la incorporación de un adecuado paisajismo. En segundo lugar, el de Reciclaje o Reúso, que se evidencia muy claramente en la utilización del caucho proveniente de llantas recicladas, reduciendo el uso de asfalto y evitando que las llantas vayan a la disposición final. El Manejo de Aguas es otro principio para darle a las carreteras ecológicas un tratamiento, uso o preservación; lo anterior tanto de las aguas lluvias que caen sobre estas o la de los posibles ríos, lagos e incluso aguas marítimas que pueda circundar.

Finalmente, el principio de Aprovechamiento Energético, que consiste en que las carreteras sean tanto conservadoras en el uso de energía durante su construcción, como fuentes importantes de generación cuando están en operación; esto se ha podido lograr mediante la aplicación de los fenómenos de energía solar, eólica (viento) y térmica, que se producen por ejemplo, cuando los vehículos transitan sobre ellas.

En dónde se han construido

Por fortuna, en la actualidad podemos mencionar varios ejemplos a nivel mundial de carreteras con carácter ecológico.Son destacables los ejemplos en Milán y Madrid, que han incorporado dióxido de titanio en las mezclas asfálticas de algunas vías, lo cual permite que el pavimento absorba entre un 60 a un 90% de los gases contaminante que expulsan los vehículos que transitan por ellas. En Kansas (Missouri – EEUU), se desarrolla un proyecto de vías secundarias, las cuales se construyen con una mezcla de concreto que incluye triturado de sanitarios viejos que estaban previstos enviarlos a los rellenos de la ciudad. La vía C-9 que conduce de la localidad de Lorca a Zarzadilla de Totana en Murcia (España), ha mezclado sus asfaltos con el polvillo producto del reciclaje de algunas de las 300.000 llantas que se desechan en España anualmente.

El futuro

El futuro nos deparará carreteras ecológicas que hasta hace una década, solo serian imaginables en el marco de una película de ciencia ficción. Las autopistas que se denominen ecológicas tendrán un carácter especial. Por ellas solo se permitirá que circulen vehículos eléctricos y el aprovechamiento energético de estas será total; generarán energía eléctrica usando el aire que producen los carros, su rozamiento contra el asfalto y la vibración que generan al pasar. La superficie de las vías incorporará paneles de energía solar para evitar el congelamiento de las calzadas en invierno y generar electricidad.

Permitirán calentar el agua lluvia que caiga sobre ellas y tendrán tecnologías que la purifiquen. Adicionalmente, se construirán con materiales reciclables y tendrán la capacidad de absorber la contaminación. Finalmente y tal vez lo más importante, es el hecho de que transitar sobre ellas implicará una experiencia de verdadera concientización sobre el único camino que le queda a la humanidad, el respeto de nuestro medio ambiente.

Artículos Relacionados