El desarrollo portuario que Colombia esperaba sobre el río Magdalena | Makinaria Pesada

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El desarrollo portuario que Colombia esperaba sobre el río Magdalena

Puerto de Barranquilla

El pasado 11 de diciembre de 2014 se dio inicio a una de las obras más importantes a nivel logístico y de transporte que ha tenido el país en las últimas décadas. Con el aval del Gobierno Nacional, la recuperación de la navegabilidad sobre el río Magdalena es un hecho al que sólo hay que darle tiempo. Esta arteria fluvial brindará un servicio 24 horas con una infraestructura de siete pies de profundidad, un rango de ancho entre los 52 y 152 metros y un radio de curvatura de 900 metros. El recorrido tendrá 908km e irá desde Puerto Salgar, Cundinamarca, hasta Bocas de Ceniza en el Atlántico. La inversión para recuperar el raudal será de $2.2 billones con el fin de permitir transitar convoyes de 7.200 toneladas.

El contrato adjudicado a Navelena, grupo conformado por la firma brasileña Odebrecht y la colombiana Valorcon, mediante una Asociación Público Privada está estructurado en tres etapas distintas. La etapa de pre-construcción contará con un tiempo estimado de 18 meses donde Navelena realizará los estudios necesarios, los socializará, realizará un cierre financiero y pasará a aprobación de Cormagdalena dando paso así a una etapa de construcción con un tiempo aproximado de cinco años, el cual inició el pasado 11 de junio del presente año. Finalmente se tendrá una última etapa de administración con una duración de siete años para un total de 13.5 años de contrato. Junto a esta inversión y con una postura propositiva, el Gobierno decidió juntar esfuerzos para avanzar de una manera asertiva en la cimentación de un nuevo río y darle vía libre a la construcción de puertos a través de adjudicaciones a privados.

 

Logística portuaria

El proceso de adjudicación de un puerto está basado en la Ley Primera de 1991, la cual dice que, tanto entidades públicas como empresas privadas, pueden construir sociedades portuarias. De esa manera el mecanismo de negocios fluviales en el país cambió de forma radical convirtiendo al sector privado en gran protagonista. En el caso del río Magdalena, La Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena, Cormagdalena, espera las solicitudes de particulares, los cuales bajo su independencia hacen un análisis y estudio de locaciones, viabilidad y de pre-factibilidad para iniciar un proceso dentro de la Corporación que de ser adecuado, otorgará una licencia ambiental.

La zona menos desarrollada en términos portuarios, hasta el momento, es el kilómetro 908, lugar donde están ubicados Puerto Salgar y La Dorada. Según Carlos Núñez de León “hoy existe una concesión portuaria que viene en marcha desde hace unos años en Puerto Salgar, sin embargo en La Dorada todavía no hay concesión a pesar del gran interés del sector privado en establecer un gran corredor o clúster logístico en la zona”, afirma el director ejecutivo de Cormagdalena. La concesión de Puerto Salgar está compuesta por dos accionistas principales, la Gobernación de Cundinamarca y la Zona Franca de Barranquilla.

La importancia de esta zona portuaria recae en la inferencia que se tiene sobre la posibilidad de conformar a La Dorada y Puerto Salgar en los puertos de Bogotá. Estas dos ciudades “deben trabajar para ser un gran nodo logístico donde converjan todos los modos de transporte. La Ruta del Sol está muy cerca y además la posibilidad de desarrollar la vía férrea es muy próxima. Juntando estos tres mecanismos Puerto Salgar y La Dorada deben funcionar como un gran puerto que permita abastecer la barrera de Bogotá”, comenta Núñez de León.

 

Barrancabermeja

Ha sido considerada como el centro del río y foco de gran desarrollo para el transporte de carga, siendo gran generador de desarrollo. En este momento se encuentran concesiones que están en marcha: La Sociedad Portuaria de Barrancabermeja, de la cual es accionista la Sociedad Portuaria de Barranquilla, y la Sociedad Portuaria de Galán, del grupo Masering.

Además, está la concesión del grupo Technologistic, dueños de Naviera Río Grande y quienes vienen funcionando en una zona muy importante de Barrancabermeja realizando operaciones para el transporte de líquidos. Sin embargo la apuesta más grande en esta ciudad es Puerto Impala, el cual tiene un muelle de 1.2km, convirtiéndolo en el más largo del país. Las inversiones en este proyecto son superiores a los 3 millones de dólares, destinadas para ser un puerto multipropósito, con énfasis en líquidos para el transporte de hidrocarburos.

El desarrollo de este mega proyecto está dividido en dos frentes, el primero de operación temprana de hidrocarburos, que entró en operación a finales del pasado mes de enero, y el de operación definitiva, orientado a entregar el puerto en plena operación en el tercer trimestre de 2015. La primera etapa cuenta con la capacidad de movilizar alrededor de 20.000 barriles diarios de carga líquida por el río Magdalena y al estar terminada, toda la operación Barrancabermeja contará con tres sub terminales con la capacidad de almacenar 720.000 barriles para hidrocarburos. El tiempo de explotación de Puerto Impala es de 30 años.

magdalena

Gamarra, Cesar

Está ubicado a 500km aguas arriba de Cartagena y a 490km arriba de Barranquilla. Este municipio es de gran interés para el sector palmero, carbonero y de líquidos proyectándolo como un centro logístico multimodal. Actualmente allí está ubicado un puerto carbonero, granelero de Inter American Gold. Sin embargo, el pasado 24 de enero Cormagdalena entregó una nueva concesión portuaria a la Sociedad Portuaria de Cartagena, en un proyecto de grandes magnitudes llamado Terminal Fluvial Andalucía. Este proyecto tendrá una inversión de $200 millones de dólares que permitirá transportar carga de contenedores, combustibles, graneles, vehículos y carbones.

Esta terminal fluvial tendrá 365 hectáreas y moverá alrededor de 1.200.000 toneladas anuales de diferentes tipos de carga y generará más de 1.600 empleos para la zona de influencia, entre directos e indirectos, en su etapa de construcción. El puerto se ubicará en tres predios a cinco kilómetros río abajo de la población de Gamarra. Se calcula que las obras tardarán entre cinco y siete años a partir del inicio en este 2015. Al momento de finalizar trabajos se podrán movilizar 300 contenedores de un convoy, una cantidad que representa 150 camiones transportándose por carretera. El tema de reducción se verá representado en costos; una tonelada procedente de Barranquilla hasta Gamarra vía fluvial costará $25.000, lo cual significan $95.000 menos que por transporte terrestre.

Para Núñez, “Gamarra puede jugar un papel muy importante para el transporte de carga que se dirige hacia el centro del país. Gamarra es un punto estratégico donde se cruzan la Ruta del Sol, una ruta férrea y el río, lo que puede completar el multimodismo logístico de transporte” y la conectividad entre distintas zonas del país.

 

Barranquilla

Es la ciudad logística con mayor desarrollo portuario de Colombia. Su puerto más importante es el que históricamente ha manejado la Sociedad Portuaria de Barranquilla, con concesión hasta el 2027, sin embargo hay otros, representativos de la zona, como el puerto de la zona franca, Portmagdalena,; la Sociedad Portuaria MichellMar, Barranquilla International Terminal Company (BITCO) y Palermo Sociedad Portuaria, perteneciente al grupo Codemar, un puerto que se entregó en concesión en el 2007 sin ningún tipo de infraestructura y que hoy en día moviliza más de un millón y medio de toneladas al año. Este puerto cuenta con 503 metros lineales de muelle, 16 hectáreas habilitadas para almacenamiento en espacio abierto y 5.700mts2 para almacenamiento bajo techo para carga general.

Otro gran puerto que se viene desarrollando es la Concesión Portuaria Aguas Profundas de Barranquilla, de la Sociedad Portuaria de Bocas de Ceniza, un proyecto al que el pasado 15 de enero se le aprobó una modificación. “Esta sociedad portuaria estaba pensada inicialmente como un puerto con propósitos limitados y ha sido redefinido en su estudio para ser ese gran puerto de Barranquilla. Tiene la ventaja que es un puerto marítimo mixto, es decir, de un lado va a tener una terminal fluvial recibiendo barcazas y del otro, va a tener una terminal marítima para barcos de aguas profundas, teniendo la capacidad de recibir buques SUEZMAX, los más grandes del mercado. Ese es el puerto que a nuestro juicio cierra la cadena, es el gran puerto que va a estar en Barranquilla con inversiones aprobadas privadas por más de 860 millones de dólares.”, comenta Núñez.

Aguas profundas está localizado en 815 hectáreas en el tajamar occidental, sobre la parte del Mar Caribe. Ofrecerá al comercio exterior globalizado un calado permanente de 65 pies, bien profundo, donde entrarán gigantescas embarcaciones de 160 mil toneladas, que hasta el momento solo se han visto en Puerto Bolívar, en la bahía de Media Luna y en la Guajira.

 

Puertos en desarrollo

Detrás de estos megaproyectos, vienen otras concesiones que están en vía de desarrollo, caso de Puerto Berrío en donde ya existe una concesión portuaria y que está a la espera de recibir más inversionistas privados, a medida del avance de la recuperación del río. Otro caso similar es el de Puerto Boyacá, municipio que ha sido identificado como estratégico y con un gran potencial respecto al mercado de carbones cundiboyacenses, sin embargo Cormagdalena aún no ha recibido solicitud de concesión.  En Santander la Sociedad Portuaria de Puerto Wilches adelanta el proceso de construcción de una terminal de servicio público de carga multipropósito, en la que se invertirán cerca de $22 millones de dólares. Como estos, son más los espacios que se empiezan a visionar como importantes para el desarrollo de distintos modelos de negocio, que tienen la necesidad de movilizar sus cargas a través del río.

Con inversiones de gran escala y con una visión futurista, el río Magdalena se convertirá en el eje articulador del transporte de carga en Colombia. Según Carlos Núñez de León existen dos visiones sobre este eje: el intermodalismo y el multimodalismo. “Yo creo en el multimodalismo, considero que el río es mucho más rentable si todo funciona bajo el mismo contrato de transporte, es decir, si una empresa ofrece todos los servicios: carretero, férreo y fluvial. De esa manera resulta más rentable”.

A pesar de la postura que se tenga sobre el río, el proyecto Magdalena, desarrollado en el gobierno del Presidente Juan Manuel Santos bajo el Plan de Desarrollo, es una realidad. Significa restablecer la conexión fluvial del interior del país con la Costa Caribe, suspendida desde 1960, ahorrando cuatro veces en relación costos de inversión en carretera y reportando beneficios ambientales de 1000% menos de emisiones de gases de efecto invernadero que el transporte carretero produce. El desarrollo portuario del río es un proyecto que Colombia esperaba y que se va construyendo a pasos agigantados entre la recuperación y la construcción de los puertos, un proyecto al que Makinaria Pesada le seguirá los pasos.